jueves, 17 de julio de 2008

¡Patapún parriba!

Antes de que cunda el pánico o el desánimo entre las filas de mis numerosos seguidores, aquí estoy nuevamente, para salir al paso de rumores o conclusiones precipitadas. A nadie sorprenderá que tenga malos días, incluso que pueda encadenar varios consecutivos. Normalmente procuro no hacer entradas en esas ocasiones, precisamente para evitar que mis pocos lectores me abandonen en la soledad inmensa de la Red. Pero a veces la vida te sorprende con la guardia baja, o escaso de defensas, y te encuentras soltando el discurso catastrofista al primero que se te cruza en el camino - o al primero que visita, inocentemente, tu blog. Como, a pesar de todo, me gusta mantener este espacio para compartir mis florilegios vitales, no es mi intención espantaros con arrebatos apocalípticos. Ahora que estamos en tiempo de Tour de France, digamos que me toca subir Alpe d´Huez con el piñón pequeño y una mochila cargada de plomo. Así que a pedalear, y a ir soltando lastre. Poco a poco el ascenso se irá haciendo más ligero, y cuando me quiera dar cuenta estaré coronando la cima. Creo que en el fondo ya lo intuía cuando diseñé el logo de Universale que ilustra esta entrada. ¿Verdad que parece que está celebrando algo? Pues claro. No es para menos.
De todas formas, como sé que sois muy avispados, os reto a que encontréis la fina ironía que he deslizado entre las dos anteriores entradas. Un jueguecillo entre burlón y pedante. Pero es buena señal, si en los peores momentos soy capaz de reirme un poco de mí mismo, o del mismísimo bardo inmortal...
Os deseo buenas noches, dulces sueños y feliz verano.
Y que la Paz sea con vosotros.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya sabes que el hecho de no tener comentarios no significa que no te lean. A veces resulta dificil dejarte alguno, ya sea porque tu solito has dado en el clavo y cualquier comentario resulta futil o porque tememos caer en la banalidad, delante de pensamientos y sentimientos tan profundos. Quizas solo se te pueda comentar si se te conoce, no se.. No es mi caso, porque no tengo el gusto. De todos modos, es evidente que tienes una rara y hermosa sensibilidad que se desliza por la pantalla del ordenador en cuanto se visita tu blog. Algo que no sucede a menudo. La blogosfera esta llena de freaks, chorradas, gente comprometida, locos deprimidos y algunos que se creen el centro del mundo. Tu pareces de otra especie, afortunadamente. Animo y sigue sorprendiendonos.

ornitorrinco dijo...

Querido anónimo:
Aunque en la foto no se aprecia, me he puesto colorado leyendo tu comentario. Es evidente que exageras, pero te agradezco la generosidad. Espero seguir recibiendo tus amables visitas, con comentarios o sin ellos. Gracias y hasta pronto.