martes, 30 de septiembre de 2008

Yo tampoco lo entiendo

Borracho como una cuba va el poeta, borracho de las palabras que le caen de los bolsillos, que le arrastran, que le cuelgan a jirones. Ebrio de luces, de fuegos, de tormentas rojas, de granadas abiertas, de lo que se aleja sin hacer ruido. Se tambalea como una botella, y rueda por la pendiente de un volcán hasta hundirse en el magma ardiente, y sale despedido como ceniza y piedra negra. Vuela, dejando una estela de humo que se hace versos y se deshace enseguida, sin dejar más huella que un recuerdo atónito. Se le abraza el olvido a las piernas, tropieza y se levanta, cierra los ojos y escucha un batir de alas premonitorio: ahí llega de nuevo, la palabra que odio, la que no encaja, la que no da sombra, la que urde traiciones, la que engaña, la que flota inerte en el hueco del tiempo que se ha ido. "No me sirve" - piensa -, aunque obstinadamente se repite el eco y es su voz la que murmura. "Y para qué" - pregunta -, mientras la luz se apaga y se adormece el mundo y su locura cotidiana. "Jamás" - repite -, sabiendo que la derrota es inminente, que volverá a batirse en retirada, que la palabra arde aunque te escondas. Quemado por su fuego el corazón se abre, y de sus pétalos licuados brota el verso, inflamado y frágil, peregrino perdido entre tinieblas. "Ya no hay más" - solloza -, pero calla y espera. Sabe que ese temblor es pasajero, que los versos se llaman y se abrazan cuando nadie los mira, y nacen los poemas con el alba o el mar o el ladrido de un perro en la distancia.
El viento se estremece en las ventanas. Es otoño. Octubre está en la puerta suspirando. Me asomaré a la vida mientras pueda y gritaré que estoy desnudo y vulnerable. Sólo se oirá una voz que apenas dice: no quisiera morirme sin haber vivido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal vez no tiene nada que ver con tu entrada..., o tal vez sí. Allá va:

When you think your father is guilty
of an injustice, his face looks cruel.

When you make peace
with your father, he will look peaceful…

The whole world is a form for truth.

When someone does not feel grateful for that,
the forms appear to be as he feels,

they mirror his anger, his greed, his fear.

Make peace with the universe.

Take joy in it.
It will turn to gold…

Every moment a new Beauty…

through which freedom comes.

(Evidentemente no es mío, es del que tuvo la idea de poner a los otros a girar.)

Pues eso, que patapúm parriba!

ornitorrinco dijo...

Gracias infinitas, anónimo. Creo que no me vendrían mal unos cuantos giros de esos... Cuando pides ayuda, la ayuda llega, aunque sea por los indescifrables caminos de la blogosfera. Desde Konya con amor...