miércoles, 10 de septiembre de 2008

¡Deeebajo un bosón, són, són...!

Si estáis leyendo esto es que todavía no ha llegado el fin del mundo. Parece ser que había quien estaba convencido de que la puesta en marcha del nuevo LHC iba a suponer la destrucción del planeta - más bien su desaparición - engullido por un agujero negro del tamaño del ala de un mosquito (y tal vez exagero). Me temo que Nostradamus ha vuelto a patinar. El caso es que la inauguración ha sido un éxito, porque unos protones han recorrido 27 kilómetros de túnel en una hora, más o menos. Dicho así no suena muy espectacular, pero los científicos saltaban y aplaudían llenos de júbilo. Y es que los pobres no tienen mucho que celebrar, en general. En el enlace de más arriba podréis encontrar mucha y magnífica información sobre el susodicho Aparato. El mundo de la física de partículas anda revolucionado. ¿Se detectará el Bosón de Higgs? ¿Se vendrá abajo toda la teoría del Big Bang, de las fuerzas elementales, del origen del universo? Pronto lo sabremos... o no. A ver si por querer descubrir cómo empezó todo, nos encontramos con cómo termina todo. Sería la paradoja perfecta. Pero sería la última.
De todas formas, no debería preocuparnos en exceso la posibilidad de una eventual destrucción del planeta. Si llega, no hay salvación posible. Y si no llega, pues todo sigue igual. ¿Qué precauciones podríamos tomar? ¿Hoy no salgo a la calle, no vaya a ser que el mundo sea absorbido por un agujero negro y me pille sin paraguas?
En cualquier caso es bueno que, aunque sea por un día, en la calle se hable de hadrones y no de ladrones, de partículas elementales y de las fuerzas invisibles que cohesionan el universo, en lugar de la carnaza con que habitualmente se llenan los telediarios. Y mientras llega el fin del mundo (si es que llega), procuraremos mantener la calma y hacer las cosas lo mejor posible, y aportar algo de belleza y amor a los que nos rodean: con un poco de suerte, cuando ya no quede nada, aún se podrá sentir como un murmullo el latido de los corazones que se amaron, y es posible que de ahí surja un nuevo universo tan misterioso como este...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

J.J.
Yo siempre tengo presente aquello de:
Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras.

Y funciona.
No explicaciones.Mirar alrededor con mas calma y no crearse supuestas deudas.Y respirar.Siempre respirar.Fresquito, calentito.Como dice Peter.Toma TaoZenTaiChiRefrito.

Buen dia.

Voy a ver si me quito esta mancha negra que tengo en el ojo.¡Qué curioso!Tiene forma de vaca y lleva una cruz blanca en el lomo.¡Qué raro!¡El cielo tiene un color violeta extraño y huele como a mantequilla!Oigo como cencerros.¡Ya se me han escapado las vacas!¡Estan cruzando por encima del campanario!¡Y lo que va detras parece el cura, con la veleta en la mano!¡Joder con los protones electrónicos de la leche!¡Decian que no era nada y llevaba el ojo en la mano!

ornitorrinco dijo...

Nunca pensé que los cuatro jinetes del Apocalípsis llegaran cabalgando a lomos de la vaca de Milka. Si ha de llegar el Armagedón, al menos que nos podamos reír mientras nos desintegramos...

Anónimo dijo...

J.J.
Querido Ornitorrinco:
Habia un tipo que me contó una vez una cosa pá mandar al carajo los cuentos chinos:
Coger un espejo, sentarse enfrente, atreverse a mantener la mirada de tu propia imágen y reirte de ti.Reirte de ti al 100%.De la santidad incluida.De los rollos hay que reirse, pero de la santidad hay que troncharse.Y de los buenos principios, ideas elevadas y la salvacion de la humanidad ya ni te cuento.Si luego te encierran en un cotolengo por reirte a carcajadas delante del espejo, que te quiten lo bailao.
Y si todo se va al carajo es como lo del vaquero de Kubrick.Para no iniciados en la secta cinematográfica, que no todo lo vamos a explicar, verse Teléfono Rojo hasta el final..Riete de ti, no con la cabeza, con las tripas.Un abrazo.A ver si aparcamos.Por cierto, le dedico esta canción en el dia de su...yo que se, a la amiga parisina de la France.Que estamos todos bien en este pueblo.Que le echamos mucho cuento.Que no pasa nada.Ornitorrinco me dice que si con la cabeza.Que jodio el tio.Que sepas que a K. y a un servidor nos debes una cena con el primer salario.
A seguir bien

ornitorrinco dijo...

¡La risa es el maná, hermanos! Lo digo muy seriamente. En ello estamos, y quien ríe último que se hubiera dado más prisa. Como dijo no sé quién, si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes... Y si me quieres hacer reír a mí, lo mismo me valen Faemino y Cansado que Calvin & Hobbes, o el propio JJ cuando está inspirado. ¡Patapúm parriba!