lunes, 16 de junio de 2008

Se parece, pero no

La mayor parte de las entradas de este blog tienen como punto de partida una imagen, ya sea una fotografía o un dibujo - digital o tradicional. Y casi siempre empiezo a escribir sin saber ni de qué voy a hablar. Ayer estuve trasteando con el photoshop y me salió esto, que tiene un aire a autorretrato, pero no lo es. Y tiene que ver con lo de la imagen que cada uno tiene de sí mismo. Hay que tener cuidado con la introspección, porque es muy fácil que se convierta en ensimismamiento. Lo más sano es el ejercicio permanente de mirar dentro y fuera, o desde dentro y desde fuera, o las dos cosas (cuatro cosas, según se mire). Parece evidente que se está construyendo una nueva forma de sociedad, cuya característica principal sería la paulatina desaparición de las redes tradicionales de relaciones humanas - los amigos, la familia ( los parientes y la que uno mismo ha formado) -, siendo sustituidas por redes virtuales, a través de páginas como Facebook, Myspace y similares, o de los propios blogs (por no hablar de experimentos como Second Life). Pero el asunto es más serio, porque la Red no sólo permite, sino que parece favorecer la creación de falsos yoes que acaban usurpando nuestra verdadera identidad. Es natural que tratemos de ofrecer nuestra mejor imagen, pero si no somos conscientes de estar mostrando un aspecto distorsionado de nosotros mismos - aunque sea una distorsión positiva - corremos el grave riesgo de creer que realmente somos así. Y lo que es peor, creer que lo que opinan los demás nos devuelve una imagen real, cuando lo cierto es que, en la Red, nadie conoce a nadie. Yo tengo la fortuna de que los cuatro o cinco que leéis mi blog me conocéis sobradamente en persona, y me sería muy difícil engañaros. Es más, casi nunca dejáis comentarios -por más que os lo pido - y cuando lo hacéis me soléis dar un palo, aunque sea cariñoso. Y también sabéis que tiendo a darme mucha caña yo solito. A veces me preocupa esto del blog, pero de momento me sirve para compartir simultáneamente mis paranoias, que de otra forma estarían dando vueltas en mi cabeza como la ropa en el centrifugado, con las nefastas consecuencias que eso tendría. Pues eso, que lo de quedar para tomar un café sigue siendo lo más recomendable, pero cuando la distancia no lo permite, esto se le parece un poco.
Por eso reclamo insistentemente lo de los comentarios, para que no sea un monólogo cansino y autocomplaciente. Y trato de mojarme, aunque se me vea el plumero, porque para quedar siempre bien lo mejor es mantener la boca cerrada. Lo que digan los amigos ya sé que es bienintencionado, y lo que digan los enemigos... bueno, los enemigos no se molestarían en entrar al blog. Ya sé que no tengo enemigos. Soy demasiado pobre para provocar envidias...
Hala, que se hace tarde. Ya seguiremos hablando - el plural es literatura - de lo de la propia imagen, que últimamente me ronda mucho por la cabeza, ahora que la vida - ejem - me obliga a reinventarme.
Quosque tandem, Catilina, abutere patientia nostra?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero, ¿qué te vamos a decir, con esa labia que tú tienes, guapo?
Que sí, que de acuerdo. Ya sabes que a mí esto de comentar en público me da mucho corte, y encima me parece un poco idiótico (¿te gusta el palabro?) dado que hablamos o chateamos casi todos los días, pero nada, si quieres comentarios, toma comentario, aunque sea para no decirte nada. Sólo me queda añadir que sí, que se parece a ti (el del dibujo que no es un autorretrato). ¡Y cuidadín con los blogs!
Abu

ornitorrinco dijo...

Pues te diré que con este comentario acabas de salvar la continuidad del blog, porque lo de hablar solo me estaba empezando a preocupar. Gracias otra vez y que la Fuerza te acompañe.

Paloma dijo...

Bueno, pues si se trata de salvar la continuidad del blog, yo también comento, hala, para que sigas "mojandote" mucho tiempo. Y, como cantaba....este....¿Loquillo? (esta cabeza, Señor, Señor...) "a por ellos, que son pocos y cobardes!!!!"

ornitorrinco dijo...

¡Que no cunda el pánico! ¿Por qué creéis que utilizo el seudónimo de "ornitorrinco"? Porque no me callo ni debajo del agua... Pues eso, que sí, que a por ellos, y aunque sean muchos y valientes. Besos agradecidos.