miércoles, 8 de octubre de 2008

Enredando

Buscando alguna imagen que pudiera justificar la entrada de hoy, he topado con esta foto de uno de los majestuosos árboles que crecen frente al palacio de La Granja, en Segovia. Como la hice con el móvil, pensé en arreglarla un poco (brillo, contraste, etc), pero una cosa me ha llevado a otra, y al final se me ha ocurrido la idea de hacer una nueva versión. Y es que no he podido evitar que la intrincada red de ramas - de un verde sorprendente - me recordara las imágenes de redes neuronales, y me he dicho: ¿y si viro la foto a rojos, como si fuera un bosque de sinapsis en ebullición, saturadas de impulsos electromagnéticos y disparando dopamina como metralleta en película de Tarantino? Y así lo he hecho. Según parece, el cerebro es la organización más compleja del universo (lo que implica que alguien se ha dedicado a recorrerlo entero para poder afirmar tal cosa, pero... ¿no era el universo infinito? - y encima se expande...¿hacia dónde?), algo así como billones de neuronas conectadas formando caminos de ida y vuelta; la electricidad circulando a hipervelocidad, abriendo y cerrando puertas, liberando sustancias con nombre de droga ilegal que nos hacen sentir bien o mal, o pensar en el mar, o resolver una raíz cuadrada (bueno, yo eso no), o parir un verso; o recordar un nombre o una caricia; o decidir que mañana será un gran día, y que seremos felices aunque nos parta un rayo. Y que nos dé miedo la oscuridad o el dolor, y que nos haga llorar una voz que canta o nos haga cantar un niño que llora. Por eso tenemos la cabeza tan dura - unos más que otros -, para proteger ese mini universo que llevamos a cuestas. Menuda responsabilidad.
Y para terminar, como hace mucho que no pongo ningún enlace exótico, ahí os dejo uno. Merece la pena, aunque sólo sea por su sonrisa.

Daf solo by Shekofeh

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos dias!

Entre mis ultimas lecturas se encuentra una seleccion de cuentos zen y aunque ya lo intuia, ahora tengo la certeza que tu blog es asi, completamente zen. Aunque sea a traves de una telarana de palabras, despojas de lo superfluo cualquier imagen, objeto o sentimiento y te quedas con lo esencial. No solo, lo encuentras y nos lo descubres a los demas. Como una especie de Houdini moderno, un autentico ilusionista.

Buen fin de semana (para mi empieza el jueves, desde siempre, por una cuestion de estado de animo mas que laboral).

Milla.

Anónimo dijo...

Milla otra vez.

Acabo de ver el video, no conocia ese instrumento (perdon por mi incultura en la materia, deduzco que se llama Daf, por casualidad?), es una gozada el sonido y la forma de tocarlo, me parece dificilisimo sostenerlo asi y poder tocar al mismo tiempo con fuerza. Pregunta profana: que lleva por dentro, semillas, monedas?

ornitorrinco dijo...

Hola Mllla: además de otorgarte el título de comentarista conspicua del reino, te contesto. Se llama daf, y es un pandero (en este caso iraní) en cuyo interior hay, clavadas al marco de madera, unas anillas metálicas entrelazadas, como una cadenitas colgantes. Dependiendo de la inclinación del pandero, las anillas golpean o no el parche de piel, creando esa variedad de sonidos. Sí, es difícil de tocar (lo digo por experiencia), pero el efecto es hipnótico. Gracias una vez más por tus visitas y comentarios.
¡Buen fin de semana!

Anónimo dijo...

la sonrisa merecía la pena!!! y el daf también, es un instrumento muy especial, invita a girar, dentro y fuera. me trae buenos recuerdos de momentos perdidos en el tiempo. y ole por lo de tener un gran día aunque nos parta un rayo, me apunto a ese buen deseo. buen fin de semana a todos.

Anónimo dijo...

J.J.
Algunos a los que les ha partido un rayo tal vez no estuvieran muy de acuerdo con ese entusiasmo.Mejor que no nos parta.No creo que fuera un buen dia.Hay experiencias que mejor dejar aparcadas.Y , ademas, el olr a quemado no termina de irse.Aunque se dejen las ventanas abiertas.