lunes, 18 de octubre de 2010

Tierra a la vista

Aquí estoy, dando la cara -una cara que se aparece, casi infantil, desde el pasado. Asomado a través de un marco demasiado solemne para tan pobre mensaje. Sólo para decir que vuelvo, que estoy volviendo a este espacio que tanto echo de menos. Pidiendo mis más sentidas disculpas por haber desaparecido todo este tiempo sin despedirme. La vida, siempre la vida empujando. A veces doblado como un junco, bailando al son de los vientos mientras trato de mantener las velas intactas. He pensado mucho en vosotros, mis amigos lectores, que visitáis este lugar vacío. Prometo regresar como un Ulíses a su añorada patria, la de las palabras, la de los versos huérfanos, la dorada tierra de los días pasados y los por venir. Los días que contemplan esa imagen en la que todavía reconozco ese gesto de asombro contenido, de perplejidad ingenua. El tiempo, siempre...

Gracias a los que habéis seguido ahí, esperando. Y a los que se han cansado de esperar, también.

Vuelvo, estoy volviendo. Como el otoño, y muy pronto el invierno.

2 comentarios:

Silvia dijo...

¡Qué bien que estés de vuelta!
Un besín.
Silvia.

ornitorrinco dijo...

Gracias, Silvia. Espero ofrecer algo más que promesas, así que muy pronto esto volverá a ser algo parecido a un blog.