domingo, 23 de noviembre de 2008

A puerta cerrada

La tristeza es esa lluvia violeta que lentamente se instala en tu casa como un parásito de rostro dulce, y mientras te devora las entrañas acaricia tu oído con palabras melancólicas. En el heróico y siempre vano esfuerzo por comprender el mundo y su circunstancia, el absurdo triunfa con su mundanal indiferencia, con su desprecio ronco y abyecto, bajo el aplauso espléndido de quienes nada tienen que ganar. Me canso de trepar por esa pendiente resbaladiza, de clavar las uñas desesperadamente en el blando material del que está hecha la frontera entre estar vivo y vivir. Con un pie a cada lado, en el precario equilibrio del funambulista ciego que tan sólo se deja guiar por el sonido incierto y tembloroso de las dudas. Cada paso que doy me aleja y me aproxima, sin que llegue a saber si es el norte o el sur lo que me espera. Arrojo mis palabras con esperanza al viento, al aire anaranjado de este otoño más triste que ninguno, y las veo morir sin una lágrima. No hay pena, sólo una oscuridad que no se apaga, un fuego de San Telmo que me alumbra el camino hacia ninguna parte. Un engaño, una máscara, un jardín agostado, un bosque en el que ningún pájaro anida. Pues eso es la tristeza, el perro lazarillo de la muerte.
Quisiera la alegría, y despertar de madrugada con un beso. Quisiera el bálsamo, la calma tras el llanto, una verdad sin nombre. La noche se me está haciendo muy larga...

3 comentarios:

María dijo...

Dicen, que con malas esperiencias, con dolor, con decepciones...,se va labrando uno una personalidad nueva. y solo tenemos dos caminos para escogerla,uno, el del desánimo, el pesimismo.., otro, el de la fortaleza, lo positivo..,saber que de todo aprendemos. Es dificil ser positivo en circustancias adversas, pero créeme, al final es la mejor opción.
Un abrazo

chemanaranjo dijo...

Me alegra enormemente que al final decidieras darme a conocer esa parte de ti que no se conoce en seis días a la semana, cinco horas por día; me parece fantástico tu blog, quizás algo pretencioso para una persona como yo, que no sabe valorar la escritura, pero aún asíí me gusta lo que leo.
..Y provablemente seré un asiduo, mas lector que comentarista, pero en definitiva, un asiduo.
Fantástico tu blog, fantástica tu información vía mail y fantástica tu persona.
Un abrazo y seguimos en contacto.

ornitorrinco dijo...

¡Qué bonito, una de cal y otra de arena! Aunque bien mirado... no sé, no sé. No os fiéis de los poetas, son muy mentirosos. Capaces de cualquier cosa para que les cuadre un verso o una rima. Artistas, gente de mal vivir... Gracias por venir y participar.