martes, 25 de noviembre de 2008

No es tan fiero como lo pintan

Mañana de domingo en el Retiro. Tengo que hacer la foto, aunque sea con el móvil. Esa cabeza de león, la piedra marcada con las huellas de las gradinas, la luz del sol de otoño... Está junto a la antigua Casa de Fieras, pero tiene una cara de bueno que dan ganas de abrazarse un buen rato, incluso a sabiendas de lo duro que va a estar. Cuando abro la foto en el ordenador, descubro al señor calvo montando en bicicleta. Al principio pienso en quitarlo, pero luego me hace gracia, tan chiquitito, que parece que se le va a meter por la nariz al león... Que ahora parece una Esfinge, ciclópeo y magnífico. No se ve, pero el suelo está completamente cubierto de hojas, como en las pesadillas de un jardinero. Nicolás - un niño precioso que va conmigo a los parques para ver si aprendo a jugar - lleva un globo rojo en la mano. Dos minutos más tarde estará volando sin rumbo - el globo, no el niño -, y le diremos adiós, buen viaje, que te vaya bien. Y luego los columpios, el tobogán, los palos, las piedras, la arena, las galletas, los patos, otra vez las hojas, no estoy, corre que te pillo, súbeme a caballo, Bob Esponja, Patricio, Otoño llegó, marrón y amarillo...
A la fuerza el león ha de tener cara de bueno. Si os fijáis, hasta se le escapa una sonrisa.

2 comentarios:

chema naranjo dijo...

Hola Rafa, he de confesar, la verdad, que el primer artículo me ha parecido un puro infumable, no sé mentir, pero este me ha tocado el corazón, esas palabras de aprender a jugar, me han emocionado, quizá por que yo tambien tengo que aprender a jugar un poco más con mi Nicolás y no solamente jugar, en cualquier caso, es un gusto y un aprendizaje leerte.
Por cierto, la foto está muy y bien y me alegro que no eliminaras al señor calvo que va en bicicleta ya que no sólo nos aporta profundidad y un segundo plano sino que además nos da información del tamaño del primer sujeto, lo dicho, un acierto.

Bokeh es un termino japonés que se usa en la técnica con ópticas fijas, digamos que la calidad de una óptica se mide mucho en base a la amplitud del desenfoque en el segundo plano que ésta deja en la toma, las ópticas analógicas son a día de hoy las mejores (mi humilde opinión y esto es un tema sobre el que se puede tranquilamente discutir) y yo sigo usandolas y montandolas en cuerpos digitales.
un abrazo Rafa.

ornitorrinco dijo...

Hola Chema: me encantan tus comentarios, la naturalidad con que me llamas pedante y pretencioso. Te juro que no sabes cómo te lo agradezco (y no es broma). Lo del bokeh lo estuve buscando en la wikipedia, gracias por la información. No le déis tanta importancia a las entradas, a veces me pongo plasta, pero me gusta jugar con las palabras. Es un ejercicio poético, un malabarismo, pero me divierte. La foto del bokeh está hecha con mi vieja Nikon F2, con el 50mm, f/1:1.4. ¡Qué mayor estoy!