domingo, 21 de diciembre de 2008

Más lluvia violeta, o maldita sea mi estampa...

Empezamos bien. Pensaba hablar de la pérdida de la fe - de la mía, quiero decir - y al repasar las virtudes teologales descubro que también carezco de las otras dos (la esperanza y la caridad, para los menos puestos en catolicismo). Vaya por Dios...
No pretendo hacer una entrada interminable, aunque lo cierto es que para hablar de fe habría que extenderse largamente, con objeto de siquiera establecer una definición compartida. Resumiendo, diría que la fe que yo he perdido es, sobre todo, en el ser humano, entendido como especie y extendida - la pérdida - a casi todos sus especímenes, incluyéndome a mí, naturalmente. La teoría apocalíptica de que el planeta acabará sacudiéndose de encima a la raza humana como un perro a las pulgas se mantiene en pie con firmeza. Y, sinceramente, no me inspira ninguna lástima. Imagino que estoy muy malito cuando no soy capaz de percibir a mi alrededor más que egoísmo e ignorancia - que vienen a ser la misma cosa. Ya dicen que la vida es un espejo que nos devuelve la imagen que proyectamos. Espléndido panorama. Mis queridos y bienintencionados amigos: esto es lo que hay. Y como además soy cabezota y me niego a sucumbir a las pastillitas de la felicidad, y mi estúpido sentido de la responsabilidad - pacientemente inculcado en un alma cándida como la mía cuando empezaba a asomarme a la vida - me empuja a no dejarme deslizar del todo por la pendiente, pues aquí estamos. Si estaré desesperado que hago entradas como esta contra mi voluntad. En serio, tanta idiotez me mata. Os admiro, de verdad, desde lo más profundo de mi corazón. Admiro vuestra fortaleza, vuestra determinación, vuestra capacidad de sobreponeros a las adversidades y zancadillas de la vida. Y vuestro empeño en acudir a este blog para no sé exactamente qué. Será la excitante experiencia de observar, desde la seguridad del ciberanonimato, a este bicho que se retuerce entre la angustia, la tristeza y el puro dolor de vivir. Ni esperanza, ni caridad. Panem et circenses.
Hacía más de un mes que no soltaba un exabrupto de este calibre. Pero la ruina ambulante en que me he convertido no da para más. Y mira que intento dar el pego, pero que no hay manera.
He agotado a los íntimos, y ya no me queda sino volcar en este triste foro el amargo veneno que me intoxica
.
No pasa nada, todo es mentira. Mañana leeré esto y me arrepentiré como un imbécil. Es hablar por no callar. Es que es domingo por la noche y no tengo a quién llamar para llorarle mis penas. Así de crudo. Pues eso, que ni os molestéis en comentar, que no vale la pena. Bua, pobre de mí, etc. Menudo rollo. Debería eliminar esta entrada, pero no lo voy a hacer. Así la podré visitar de vez en cuando para no olvidar lo tonto que soy, que luego te sube demasiado la autoestima y no hay quién te aguante. Para el que sepa de lo que hablo, es la historia del anillo.
Feliz Navidad, no obstante e incluso.

7 comentarios:

Benjamín Muñiz dijo...

No creo que por casualidad, tras leerte, haya caído en mis manos un CD de Leo Dan con canciones como "Me siento tan solo", "Así es el amor", "Me está llevando la corriente", "Tú eres la culpable"... Dejo de escuchar la música exquisita de los hermanos Assad y su "Jardim abandonado" para enterarme de qué trata la miserable lista del tal Leo y me Dan ganas de tirar esa basura, que no compré y por caminos misteriosos llegó a mis manos. Lo escuché parcialmente como te leí a ti, por disciplina. El disco es una mierda soberana.

Lo voy a guardar para regalártelo. Tal vez puedas sacar unas fotos a través del roto central, cubrirte con él cuando llueva a cántaros en Madrid o usarlo de espejito, a ver qué te inspira. Como eres mi hermano, seleccionado por amor y respeto, sigo atento a tus asuntos. Me importan. Ojalá usaras de otra forma tus talentos para la reflexión y la escritura, y asi, quienes te seguimos leyendo, por cariño y, en ocasiones como ésta, por masoquismo puro y duro, podríamos beneficiarnos de tus dones.

Ojalá la auto compasión no sea contagiosa. Me propongo que el 2009 sea un mejor año y de mí depende, en buena medida. Te deseo lo mismo. Un abrazo desde Puerto Rico.

ornitorrinco dijo...

Tienes, como casi siempre, razón. y me has dado una idea acerca de mi futuro profesional: letrista de canciones estúpidas. Creo que hay un gran mercado para eso. Si recuperas tu actividad como productor, tal vez podamos hacernos millonarios al mismo tiempo. Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

Pues hola otra vez! Como siempre, desde la perspectiva pequena ante tus elevados pensamientos, mirando hacia arriba e intentando comprender con el mismo enfasis con el que intento escribir sin los acentos raros que tiene mi teclado. Aseptica ante todo.

No puedo comentar desde la ignorancia, no puedo dar consejos sin conocerte (seguramente no los daria ni conociendote, no es mi estilo), pero te digo que me resultas tan familiar... Si te sirve de algo, la desesperacion que dices que trasudan tus entradas, tu capacidad para autoflagelarte, tu extraordinaria capacidad de reflexion, tu sentido del humor ironico y a veces acido, me recuerdan mucho a dos personas que tengo muy cercanas y a las que aprecio y admiro de verdad: una, mi novio, el escritor incomprendido, el poeta sensible y creativo de gran corazon e igualmente grande comicidad; el otro, uno de los escasos amigos que tengo aqui, una mente clarividente, analitica y sensible, otra gran cabeza que intenta cambiar su destino con empecinamiento o mas que nada, constancia...sin conseguirlo, claro, por algo es un alma atormentada!!! Estoy segura de que si los conocieses pasariais los tres unas veladas deliciosas, filosofando y destrozando lo poco de bueno que queda en el mundo! No te lo tomes a mal, bromeo porque a veces necesito reirme ante tanta negatividad! Formariais un trio interesante...ademas, ninguno de los dos fuma. Algo mas a su favor, no?
Bueno, ya que nos has deseado a todos tus espectadores Feliz Navidad, cambio el chip prodigioso y te la deseo yo tambien.
No estes triste ni desesperado. Corren tiempos funestos pero podemos combatirlos. Ah, y estoy de acuerdo con Benjamin... Pienso que deberias hacer fluir tu excepcional talento hacia otras formas de comunicacion. No es que el blog no sea adecuado, es que se queda pequeno, no? Te mereces algun libro o algun disco. Por que se publica tanta tonteria banal y es tan dificil publicar cuando se tiene talento?

Animo y que pasen pronto estos dias.

Milla.

ornitorrinco dijo...

¡Dios Bendito! ¿En qué me estoy convirtiendo? Si el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, yo voy más allá, y llevo la piedra a cuestas, para poder tropezarme con ella siempre que quiera. Vale, voy a empezar a quitarme el barro de los zapatos, y a ver hasta dónde llego. Gracias mil a todos. El 2009 promete...

Anónimo dijo...

jajaja

ademas de quitarte el barro, atate bien los cordones, no vayas a ser que tropieces y esta vez no por culpa de la piedra!

un abrazo.

M.

Benjamín dijo...

Me alegra, querido Rafa, que no hayas renunciado a tu parte de nuestra Hermandad. Podrías ser letrista exitoso, si logras combinar tu pasión por el haiku y la sencillez, a veces banal, de los miembros del gremio. Las canciones, sobre todo las de amor, son cursis, simplonas, tontas... Solamente cobran sentido cuando nos sintonizamos con ellas y entonces podemos cantar ¨Te amaré toda la vida, todos los meses, semanas y los días, todas las horas y todos los instantes, mientras pueda latir mi corazón."

Ojo, esa cursi canción fue un clásico. Otras, más bellas, son simples y complejas, trascienden un momento de angustia y conectan, más allá de las coordenadas espaciales y temporales. "Lindo capullo de alelí, si tú supieras mi dolor, correspondieras a mi amor y calmaras mi sufrir... Porque tu sabes que sin ti, la vida es nada para mí, tú bien lo sabes, capullito de alelí."

Te creo capaz de escribir así, Rafa, porque Dios parece haberte castigado dotándote de talentos en exceso. Como eres músico, podrás hacerlo todo, y entregar una canción completa. No una mierda como las que mencioné ayer, con la intención de fastidiarte un poco, sino buenas canciones. Algunas cultas y ocultas; otras, sencillas y más cultas, con los siete velos que conoces...

Además del CD mencionado (es tan malo que no quiero ni nombrarlo... Tal vez se pierda en el camino), te llevaré alguna exquisitez, como la música de los hermanos Sergio y Odair Assad, que componen uno de los dúos de guitarra más extraordinarios de la historia.

Como termina el año, te agradezco las buenas fotos y buena parte de los comentarios. Me aventuro a pronosticarte un buen año, por cariño, por fe, por esperanza y por amor. Ojalá tengas una Feliz Navidad, pero no me importa tanto. Que tengas un GRAN 2009 y lo podamos compartir. Un beso al Nico y un abrazo para ti. Benjamín

ornitorrinco dijo...

Pues nada, a reinventar el género musical... Avant-garde love songs.
Sugiero un primer título para el álbum de lanzamiento: "La imanté porque era mía, o el amor es magnetismo"